4 nov. 2015

Historias de juguetes.

¿Os acordáis de cuando teníais 6 años? Seguro que todavía recordáis de cómo se llamaban los profes de vuestra infancia. Y seguro que recordáis perfectamente también vuestros juguetes favoritos de entonces...

Yo por ejemplo tenía una muñeca castaña con los dos paletos que era muy especial para mí por que todas las demás eran rubias :D y tenía unos ladrillos de espuma super molones para construir ciudades enteras para los cochecitos de mis hermanos. La seño que marcó mi infancia se llamaba MariCarmen,una persona inolvidable para todos los niños del pueblo de por aquel entonces...

Bueno, ya dejo de enrollarme que seguramente tendríais la infancia feliz que merecen todos los niños del mundo.

Todo esto viene al proyecto tan especial de Gabriele Galimberti. A través de internet empezó a contactar con personas de todo el mundo que estuvieran dispuestas a compartir sus sofás de manera gratuita.
Pensé que si cada uno de nosotros fuese un couchsurfer el mundo sería un lugar mejor.
Entonces una revista italiana compró sus andanzas con las entrevistas y fotografías de todos sus anfitriones.

Se suponía que CouchSurfing sería un proyecto de un año pero los lectores querían más. A los dos años Gabriele había visitado 58 países diferentes y compartido las historias de 100 surferos de sofá. Dormía con una pitón, una cobra y una mujer china llamada Yue. Aprendió sobre ritos de bodas hindúes, conoció a un aspirantes de sacerdote de Botswana y se quedó en un barco de vela por los fiordos de Noruega.

Al final, un día cualquiera Gabriele fotografió a la hija de un amigo en el granero de su familia, no muy lejos de su casa de la Toscana. En la foto, Alessia está con cuatro vacas de pastoreo, y sus juguetes de campo.

Así surgió Toy Stories, una poderosa serie de retratos de los niños del mundo y sus juguetes favoritos.

Es increíble cuánto pueden contar los juguetes y cómo jugamos con ellos sobre la vida de uno: reflejan el mundo en el que crecemos, revelan las ambiciones de las personas que los compraron y el ambiente de la sociedad que nos rodea. Ésta imagen es un clarísimo ejemplo:
Pavel - Kiev, Ucrania
Y el proyecto entero da fe de ello, de todo esto se daba cuenta Gabriele mientras lo desarrollaba.
Los niños más ricos eran más posesivos. Al principio no quieren que toque sus juguetes y necesitaba más tiempo antes de que pudiera jugar con ellos para después tomar la fotografía.

Aprovechando los viajes desarrolló también el proyecto Delicatessen With Love, con los manjares de muchas de las abuelas de los niños de Toy Stories.

Tenéis más detalles en su página web y en éste artículo.

No dejéis de ver ninguna de las tres colecciones en grande, no tienen desperdicio ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario