23 may. 2014

Tecnología = terror.

¿Pero qué está diciendo esta loca? Estaréis pensando muchos, pero he dado con un par de artículos en Xataka que vienen a afirmarnos algo del estilo y no tienen desperdicio. Os recomiendo que no hagáis pereza.

Por una parte es terrible para nosotros mismos como espectadores. ¿Nunca os han destripado el final de una serie a través de la red? ¿y alguna sorpresa que tiene que ocurrir en el desarrollo de la trama? Incluso hay sitios web que se dedican a los spoilers exclusivamente...
Hace poco más de una década veíamos las series sin tener demasiado claro qué temporada era, sin saber si su showrunner seguía tras las cámaras o si en el final de temporada habría una muerte de un personaje protagonista. [...] Hoy en día la cantidad exagerada de elementos que se conocen de antemano sobre cualquier serie forman una idea preconcebida tan específica que se convierte en una batalla más que un episodio piloto [...]

Con
Perdidos por primera vez el análisis exhaustivo de cada segundo de cada episodio acabó afectando a la forma en la que sus guionistas planteaban los elementos de la historia; les gustaba fomentarlo, disfrutaban creando expectativas y alimentando teorías. Y los espectadores nos dejábamos encantados. Hasta que estalló la burbuja. [...]
Puede que a veces leer sobre la televisión que vemos enriquezca la experiencia, pues podemos encontrarnos detalles que se nos escaparon. También, Internet ha acercado a aficionados de cualquier tema.
Las propias cadenas fomentan el uso de hashtags y los temas del momento acaban influenciando incluso a aquellos que aún no son espectadores de una serie.
Los usuarios lo damos todo tanto de sí que hasta entran en circulación teorías alocadas meramente especulativas sobre determinados personajes...

(Artículo completo y 100% recomendable aquí.)

Yo no me lo había planteado pero por otro lado la evolución tecnológica es tremendamente terrible para los guionistas, si es algo que forma parte del día a día real del mundo en el que vivimos como pueden ser los smartphones, ya que se ven obligados a huir de ciertos planteamientos narrativos imposibilitados por el progreso tecnológico o sortearlos de la forma menos llamativa que encuentre.

Pongámonos en situación: típica película de terror con un motel de mala muerte ¿no? sería tan sencillo como comparar alojamientos en Trivago (por ejemplo), u orientarnos con Google Maps en el típico bosque perdido de la mano de dios en el que siempre corren mientras miran hacia atrás. Ahora entendemos aquello de ¡mierda, no tengo cobertura! para matar el móvil, una expresión cada vez más estúpida.

Si leéis éste genial artículo podréis ver un montón de ejemplos de redes sociales, YouTube, mensajería instantánea y algunos Deus Ex Machina, que resuelven la historia a costa de que pierda coherencia interna y resulte incómodo. Aquí varios ejemplos, no dejéis de ver el video ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario