24 may. 2015

Eurovisión 2015 tras las cámaras.

Ayer se celebraba la 60ª edición de Eurovisión y, una vez más, ha sido el culmen de la tecnología y los artificios lumínicos al servicio de la música. Se vieron ráfagas de fuego, animación interactiva, luces que escenificaban bosques, amaneceres y nebulosas, fuegos artificiales e incluso un selfie cenital. Y no nos olvidemos de que toda la tecnología utilizada para el evento respondió a un uso sostenible de la energía.

Ésta edición, desde la ciudad austríaca de Viena, ha destacado por el gran despliegue artístico que han presentado a los casi 200 millones de espectadores que tiene el concurso (unos 6 de ellos de nuestro país), pues incluso hubo varios huecos para la gran Orquesta Filarmónica de Viena.

Por otra parte, el despliegue técnico fue impresionante, al menos en la final, y de verdad que mereció la pena: de entre las 29 cámaras que se utilizaron, contaban con una cámara jitter que colgaba desde el techo, al ocupar menos que una grúa normal podía haber más público. Fueron unas 600 personas las que se encargaron de que todo saliese bien, y de que las 1400 luces que había funcionaran debidamente.

Os dejo la entrevista al Director Creativo de Eurovisión 2015, quien afirma que su amor por la música es lo que le inspira.


Me quedo a la espera de que aparezca en alguna parte el vídeo colaborativo entre personas de todo el mundo, me encantó.

Más curiosidades aquí y la final completa aquí.

Aquí podéis ver en detalle el calibre del despliegue técnico y aquí nos cuentan algunos de los problemas que surjieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario