5 may. 2015

Las elecciones aprietan.

Os traigo hoy un particular suceso que ha tenido lugar recientemente en Valencia.

El ayuntamiento de la ciudad ha echado a perder, con chorros a presión y picados a espátula, la intervención de Jorge López dentro del proyecto Inside Out, de JR, el cual ha llenado decenas de lugares del planeta depauperados, como las favelas de Río o los suburbios de grandes urbes africanas, con los rostros de sus habitantes, tratando de visibilizar y dignificar población marginada.


En ésta ocasión se trataba de 70 fotografías de grandes dimensiones de vecinos del Cabanyal que descansaban sobre un muro del cual ya se tenía el permiso para la instalación. El artista presenciaba hundido cómo los operarios eliminaban sus retratos: 32 horas ha durado esto, pronunciaba apenas con un hilo de voz. López lleva más de dos años trabajando sobre el terreno y documentando la rutina de las familias del bloque.
Los niños están indignados, dicen que la alcaldesa no nos quiere y que nos va a tirar las casas, se quejaba Herminia, participante en la muestra con sus cuatro hijos.
Maribel Doménech, portavoz de Salvem el Cabanyal, calificó el acto de pura censura y atentado contra el arte. Doménech es además catedrática de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València. El Ayuntamiento deberá pagar por haber deshecho una obra creativa y pedir perdón a los vecinos que viven justo enfrente y que estaban allí representados y han sido humillados, explicó.

Mientras, Rita Barberá declaraba “No conozco el tema, no puedo opinar”.

Muchos más detalles aquí y aquí.

Afortunadamente el arte es imparable, aunque a muchos les pese.

No hay comentarios:

Publicar un comentario